2017 Eclipse
 
La Secretaria del Departamento de Educación (DE) Julia Keleher determinó hoy que el personal no docente  y docente administrativo que labora en las escuelas deberá trabajar en horario regular este lunes, 21 de agosto, a pesar de que los estudiantes y docentes saldrán después del almuerzo.
 
Esto se debe a que, dado el bajo por ciento de aprobación del  Diseño de Excelencia Escolar (DEE), los directores escolares tendrán que trabajar y culminar su redacción  durante este periodo. Si su DEE está aprobado, deberán continuar con sus labores administrativas. 
 
“Debido al enorme reto que tenemos de transformar el sistema público de enseñanza, el personal docente administrativo y no docente ubicado en las escuelas, los distritos escolares y regiones educativas, deberá continuar trabajando esa tarde”, dijo la Titular del DE.
 
Keleher también informó que en el caso de las escuelas residenciales, los estudiantes no deberán reportarse a los planteles desde el domingo 20 de agosto, sino desde el lunes 21 de agosto a las 7:00 pm, cuando haya concluido el eclipse. Mientras, los maestros de estas escuelas, deberán seguir la directriz del resto de las escuelas, de trabajar durante la mañana y saldrán después del almuerzo. Ese tiempo deberán aprovecharlo para la planificación y otras tareas.
 
Por otro lado, Keleher, continuó hoy su visita por escuelas durante la primera semana de clases  y habló con los estudiantes acerca del eclipse solar del próximo lunes, 21 de agosto. 
 
La Secretaria de Educación visitó la Escuela Carmen Barroso Morales, de Levittown,  en compañía de la meteoróloga Ada Monzón, del EcoExploratorio: Museo de Ciencias de Puerto Rico y la locutora del tránsito de WKAQ-580, Janet Pérez Brito, quienes regalaron gafas protectoras a los estudiantes para poder apreciar el fenómeno de manera segura. Allí participó de juegos en la cancha durante la clase de educación física y compartió con los estudiantes. 
 
También estuvo en la Escuela José Robles Otero, en Toa Baja, donde habló a los estudiantes sobre la oportunidad única que representa el eclipse para aprender sobre estos fenómenos, pero de manera segura, siguiendo las debidas precauciones. También entregó gafas protectoras a los estudiantes. 
 
“Entregamos estas gafas a los estudiantes para que puedan observar el eclipse de manera segura desde sus casas, en compañía de sus familiares. Ese día, las clases terminan después del almuerzo, para salvaguardar la seguridad de toda la comunidad escolar”, dijo Keleher, quien tomó la determinación de salida temprana, tal y como han hecho otras jurisdicciones escolares, porque el fenómeno coincide con la hora de salida de los estudiantes.
 
Keleher recordó que el eclipse es un evento único que debe aprovecharse de manera educativa, pero con seguridad, usando las gafas protectoras o viéndolo a través de internet o televisión. Por eso, se exhorta a los maestros a aprovechar la oportunidad de aprendizaje los días previos y durante la mañana del lunes.
 
También indicó que hasta el día de hoy (viernes), había 323,480  estudiantes matriculados en el sistema público de enseñanza.